El reto de la gestión de la tesorería

La viabilidad de un negocio no se basa, únicamente, en la obtención de ingresos sino, también, en una gestión eficiente de la tesorería                                                                                                                                                                                         .

Los pequeños actores de la economía (personas autónomas y micropymes) se encuentran con desafíos a la hora de hacer viable  económicamente un negocio dadas las fluctuaciones de los ingresos y gastos, los pagos imprevistos o los adelantos fiscales entre otros que pueden hacer peligrar la continuidad del proyecto.

Sin embargo, hay que subrayar, que la continuidad de un negocio no queda condicionada por la obtención de ingresos regulares en el tiempo. La viabilidad queda definida por una gestión de la tesorería, es decir, gestión del dinero disponible en cuenta, que permita hacer frente a los pagos tanto recurrentes como imprevistos en todo momento.

Se trata de anticipar las necesidades, planificadas o imprevistas, para cuadrar y reservar los superávits. El objetivo es una planificación financiera que asegure la liquidez en la empresa durante todo el año. La optimización de la tesorería genera un negocio sin sobresaltos económicos

Algunas de las prácticas recomendadas para la gestión eficaz de la tesorería son:

  • Presupuesto detallado: Elaborar una planificación mensual detallada de ingresos y gastos. Es importante realizar un control casi-diario de las entradas, salidas y desviaciones.
  • Reserva de emergencia: mantener un capital de reserva para así disponer de fondos para cubrir gastos imprevistos. La cuantía necesaría dependerá de la incertidumbre de tu sector y mercado
  • Facturación eficiente y seguimiento de morosos: definir claramente los términos de pago y hacerlos cumplir. Es importante no demorar la reclamación de impagados así como hacer cumplir las penalizaciones convenidas
  • Negociación de los términos con proveedores: procurar negociar plazos largos de pago con proveedores. Tampoco demorar pagos que generen comisiones (alteran fuertemente nuestra liquidez) o que suspendan el crédito por parte del proveedor quien puede llegar incluso a  interrumpir suministros
  • Utilizar instrumentos financieros como el “factoring” para anticipar cobros que nos ayuden a equilibrar gastos e ingresos en el tiempo.
  • Gestión de Inventarios: optimizar los niveles de inventario reduce costos asociados al almacenamiento

 

Las ventajas de la puesta en marcha de una gestión de tesorería detallada y controlada son:

  • Visibilidad: conocer en todo momento la posición del negocio y sus superávits y necesidades
  • Liquidez: disposición de fondos en todo momento para hacer frente a los pagos y de la forma más económica posible
  • Controlar riesgos: anticipar necesidades que permiten ahorro económico en la gestión evitando pagos de comisiones o gastos extras por urgencias
  • Avanzar: Conocer la situación a corto y largo plazo para tener la oportunidad de valorar inversiones en mejoras o crecimiento del negocio
  • Reducir tiempo de administración: La contabilidad se realiza diariamente con una inversión menor en tiempo además de evitar muchos errores.

Cada empresa es diferente y necesita de planes y prácticas de gestión de tesorería ad-hoc a sus necesidades. Pero nunca olvides que si deseas una empresa viable y con futuro, no hay que descuidar la tesorería. Será un gran aliado en tu negocio para una gestión de los recursos óptima que te conducirá a la viabilidad del negocio.

 

¡Avancemos juntos compartiendo objetivos!

Hola,
Encantados de conocerte.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *